header_4.jpg
Obstrucción urinaria baja fetal Imprimir
obstrucción urinaria baja fetal
 
El sistema urinario puede presentar diferentes malformaciones detectables en la vida uterina. En muchos casos el pronóstico a largo plazo es bueno o aceptable. Aunque en la mayoría de malformaciones del aparato urogenital no es necesario o no aporta ningún beneficio la terapia prenatal, existe un tipo de malformación urológica que podría beneficiarse de un tratamiento in utero: la obstrucción urinaria por valvas uretrales

¿Qué es la obstrucción urinaria baja fetal?


La obstrucción urinaria baja fetal es una malformación propia de los fetos de sexo masculino que consiste en la obstrucción total de la uretra a nivel de su salida de la vejiga. Aunque puede producirse por diferentes causas, la más habitual es la existencia de una membrana que obstruye la salida uretral, conocida como valvas uretrales posteriores.

¿Cuáles son sus consecuencias?

  • La dilatación (aumento de tamaño) de la vejiga urinaria por acumulación de la orina que no se puede eliminar normalmente. La presión se transmite hacia arriba y afecta también a los riñones. Esto puede conducir a un daño de los riñones y afectar a su función.
  • Disminución o ausencia de líquido amniótico que normalmente rodea al feto, situación conocida técnicamente como oligohidramnios. Este líquido se forma principalmente por orina fetal y al dejar de orinar desaparece. El líquido amniótico es esencial para el desarrollo normal de los pulmones fetales, y su ausencia produce una alteración en el desarrollo pulmonar, definida como hipoplasia pulmonar.

En los casos más graves, el feto puede morir en útero o después del nacimiento por insuficiencia renal o respiratoria.

¿Es posible evitar o reducir estos riesgos?


En muchos casos, si se consigue liberar la obstrucción en vida fetal, se puede solucionar el grave problema del oligohidramnios y aliviar el daño sobre los riñones.

¿Cómo saber qué fetos pueden ser tratados?

Los fetos con obstrucción por valvas uretrales son en la mayoría de casos fetos normales, por lo cual si el único problema que presentan es éste, tiene sentido intentar una terapia fetal para revertir el grave problema de la obstrucción urinaria.
Los requisitos fundamentales para que un feto pueda beneficiarse de la terapia fetal son:

  1. Se trata de un problema grave de obstrucción. Si no es así no tiene sentido realizar una terapia fetal.
  2. El problema es aislado, es decir existe ausencia de otras alteraciones, tanto cromosómicas como renales o cualquier otra a nivel general.
  3. La función renal está conservada, es decir el tratamiento se realizará en un momento en el que los riñones todavía funcionan normalmente y por tanto tiene sentido intentar evitar que se dañen de forma irreparable. Por tanto es muy importante conocer la función de los riñones la cual puede estudiarse tanto en orina como en sangre fetal.

¿Qué opciones existen para el tratamiento?


  1. Ablación (rotura) de las valvas por cirugía fetal (Cistoscopia Fetal)
    Es un tratamiento que se realiza mediante endoscopia fetal. La introducción de un fino instrumento en la vejiga permite visualizar las valvas uretrales y romperlas, de forma que se permite la salida de la orina.
  2. Drenaje vésico amniótico.
    Es un pequeño tubo en forma de ocho que comunica directamente la vejiga con la cavidad uterina y permite la salida de orina por el abdomen. Se coloca a través de la pared abdominal.

Las dos intervenciones se realizan con anestesia local y sedación materna y con anestesia fetal. Constituyen intervenciones poco agresivas para la madre, pero de gran dificultad técnica.

Según la experiencia, el drenaje de la vejiga puede ofrecer buenos resultados hasta en el 80% de los casos tratados, especialmente si se han seleccionado bien los fetos que se van a beneficiar del tratamiento. En este momento la intervención de primera línea en nuestro centro es la cirugía fetal. Aunque se trata de una técnica mucho más difícil y sofisticada que la colocación de un drenaje, tiene la misma poca agresividad que el drenaje y permite, en caso de éxito, una solución permanente en una sola intervención y que el feto orine por el conducto natural.

¿Qué le ofrecemos en el Hospital Clínic?

Nuestro centro cuenta con una de las experiencias en cirugía fetal mayores de Europa, y en este momento es uno de los pocos centros en el mundo que ofrece la cirugía fetal para valvas uretrales, gracias a la utilización de material específico y al refinamiento de las técnicas de cistoscopia, que nos han permitido desarrollar una técnica que consigue el acceso con éxito a las valvas utetrales en la mayoría de los casos.


 

Esta Web contiene información básica sobre distintos aspectos de la salud elaborada por profesionales especializados en las distintas materias que trata.
Ofrece también recomendaciones y guías genéricas para el tratamiento de determinadas enfermedades.

En ningún caso puede ni pretende sustituir la atención particularizada de los equipos de salud.