Patología Fetal

¿Qué es la medicina fetal?

Alrededor del 3-4% de los embarazos se asocian con una anomalía congénita, ya sea una malformación estructural (como una cardiopatía, o una espina bífida), un defecto cromosómico (como el síndrome de Down) u otra enfermedad fetal (como una infección, o un retraso del crecimiento intrauterino). Además, otro 4-5% de las gestantes presentan un alto riesgo de tener un feto con un problema severo, como por ejemplo, por ser una embarazo gemelar, por antecedentes familiares o por haber tenido un hijo previo con una anomalía congénita. Todas estas enfermedades o complicaciones cuando son detectadas prenatalmente constituyen lo que llamamos patología fetal.

¿Cómo puedo saber si mi bebé tiene un problema?

La principal técnica diagnóstica durante el embarazo es la ecografía. De forma rutinaria se realizan tres ecografías a lo largo de la gestación, una en cada trimestre, y serán suficientes en alrededor del 90% de las gestaciones. Pero cuando en la embarazada existe algún tipo de riesgo, o se detecta alguna anomalía en alguna de las ecografías de rutina, deben realizarse otras pruebas. Las más frecuentemente necesarias son la amniocentesis o la biopsia de corion para descartar la presencia del síndrome de Down, y la ecocardiografía fetal para descartar una cardiopatía congénita. Además, existen otras técnicas, como la neurosonografía para el diagnóstico de problemas cerebrales, la resonancia magnética o los análisis de sangre fetal, para diferentes tipos de problemas fetales.
El uso de estas técnicas ha permitido tranquilizar a muchos padres al informarles de que su bebé es normal. Y a otros les ha permitido saber que existe una anomalía mucho antes del nacimiento. Esta información ayuda a la familia y a los médicos a tomar decisiones sobre la mejor opción.

¿Qué factores pueden aumentar el riesgo de tener un problema fetal?

Existen factores genéticos y ambientales conocidos que pueden alterar la formación de los órganos durante las primeras semanas de embarazo, como por ejemplo la necesidad de tomar algunos fármacos, la diabetes materna o el consumo de ciertas sustancias. Pero en la mayoría de los casos se desconoce la causa específica de la anomalía congénita. En realidad, uno de los principales motivos de consulta que tenemos es confirmar o descartar una anomalía en el bebé que ha sido sospechada por otro médico al realizar una de las ecografías de control del embarazo. También vemos a padres que tienen antecedentes familiares de una patología concreta, especialmente aquellos que han tenido un hijo previo enfermo, y desean cerciorarse de que su bebé está sano antes del nacimiento.

¿Qué puedo hacer si a mi bebé se le diagnostica un problema?

foto1El diagnóstico de un problema antes de que el bebé nazca permite a los médicos controlar de cerca la salud general del bebé, realizar las pruebas complementarias necesarias, planear cuidadosamente el momento y modo del parto, y así asegurar las mejores condiciones para que le bebé sea tratado adecuadamente después de nacer. Discutiremos todas las implicaciones que el defecto pueda tener sobre el bebé, las opciones de tratamiento, así como las consecuencias a largo plazo.

En algunos casos, la patología fetal es incurable y de tal gravedad que finalizan con la pérdida del bebé, o hace necesario plantear a los padres la interrupción legal de la gestación, a la que atenderemos con las máximas garantías de fiabilidad diagnóstica y seguridad para la madre. Otra gran parte de los casos corresponden a fetos que tendrán una buena evolución si son correctamente diagnosticados prenatalmente, y así ser tratados de forma adecuada después de nacer. Finalmente, en una proporción menor pero importante, será necesario realizar un tratamiento antes del nacimiento, incluso algún tipo de cirugía fetal, para salvar la vida del bebé y mejorar su calidad de vida futura.

¿Cuándo, cómo y dónde será el parto, si mi bebé tiene algún problema?

En general, es recomendable que el bebé nazca a término, es decir cuando le toque, y que no sea necesario provocar el inicio del parto. Para la mayoría de los defectos, cuanto más maduro sea y más peso tenga el bebé al nacer mejor. Es decir, es un contratiempo que el bebé nazca prematuro. Aunque en algunos casos puede ser necesario que el feto nazca mediante cesárea, habitualmente la madre puede tener un parto vía natural.

En función del tipo de anomalía, el parto podría tener lugar en su propia clínica u hospital de zona. En caso de que el bebé pueda necesitar cuidados especializados de forma inmediata después de nacer, le organizaremos el parto en el Hospital Clínica-Maternidad.

¿Qué podemos ofrecerle en nuestro Centro de Medicina Fetal Barnaclínic?

Todos estos embarazos, que en conjunto afectan al menos al 10-15% del total, requieren una atención médica especializada así como alta tecnología sanitaria. Muy pocos centros hospitalarios a nivel europeo pueden conseguir el máximo grado de excelencia necesario en todos los ámbitos de la Medicina Fetal.

Nuestros profesionales son subespecialistas en todas las áreas de la Medicina Materno-Fetal y Consultores del Servicio de Medicina Fetal del Hospital Clínic, con reconocido prestigio nacional e internacional, tanto en nivel académico como en capacidad diagnóstica y terapéutica. Somos además líderes a nivel nacional en procedimientos de cirugía fetal, con más del doble de procedimientos anuales que todos los demás centros nacionales juntos. Asimismo, somos co-fundadores del consorcio Eurofetus, que reúne a los cinco centros europeos de máxima referencia asistencial.

Tenemos, por tanto, la capacidad de ofrecer una atención rápida, con una oferta integral que cubre todos los avances que existen en diagnóstico y tratamiento prenatal, incluyendo la cirugía fetal, y también un seguimiento post-natal avanzado.

 

Otros enlaces de interés

inatal.org

barnaclinic

hospital clinic